¿Cómo se produce?

CAUSAS DE LA HAP

Ciertos cambios en las células que recubren las arterias pulmonares pueden causar que las paredes de las arterias se engruesen y endurezcan. Ello conlleva una reducción o bloqueo del flujo de sangre a través de las arterias pulmonares. Como resultado, la presión sanguínea en dichas arterias aumenta.

El origen de la HAP varía de una persona a otra y puede ser debido, por ejemplo, a:

  • Una mutación genética
  • Enfermedad cardiaca o fallos en el ventrículo izquierdo del corazón
  • Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), fibrosis pulmonar u otras enfermedades pulmonares
  • Enfermedades del tejido conectivo: esclerosis sistémica, artritis reumatoide, lupus
  • Enfermedades hepáticas crónicas
  • Enfermedades de la sangre
  • Desordenes metabólicos
  • Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH)
  • Factores medioambientales (ej. larga exposición a grandes altitudes)
  • Ciertos fármacos o toxinas

En algunos casos, la causa de la HAP se desconoce.